Sábado 04 de Marzo del 2017
Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2017
En este período de Cuaresma que se inicica el Papa Francisco nos invita a reflexionar y nos llama a la conversión.

La Cuaresma es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un destino seguro: la Pascua de Resurrección, la victoria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo recibimos siempre una fuerte llamada a la conversión: el cristiano está llamado a volver a Dios «de todo corazón» (Jl 2,12), a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor.

Jesús es el amigo fiel que nunca nos abandona, porque incluso cuando pecamos espera pacientemente que volvamos a él y, con esta espera, manifiesta su voluntad de perdonar (cf. Homilía, 8 enero 2016).

La Cuaresma es un tiempo propicio para intensificar la vida del espíritu a través de los medios santos que la Iglesia nos ofrece: el ayuno, la oración y la limosna. En la base de todo está la Palabra de Dios, que en este tiempo se nos invita a escuchar y a meditar con mayor frecuencia. En concreto, quisiera centrarme aquí en la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro (cf. Lc 16,19- 31).

Dejémonos guiar por este relato tan significativo, que nos da la clave para entender cómo hemos de comportarnos para alcanzar la verdadera felicidad y la vida eterna, exhortándonos a una sincera conversión

El Papa divide las enseñanzas de la parábola en 3 aspectos fundamentales.

1.  El otro es un Don

La parábola nos presenta a 2 personajes principales ,el pobre el cual se le menciona por su nombre y se le describe con detalle y el rico un ser anónimo ,sin nombre.

La  1ª invitación que la parábola nos hace es abrir nuestro corazón al otro, porque cada persona es don, sea vecino nuestro o un pobre desconocido. La cuaresma es el tiempo propicio para abrir la puerta a cualquier necesitado y reconocer en él o ella el rostro de Cristo

 

2.  El pecado ciega

En el rico , se vislumbra de forma patente la corrupción del pecado, que se realiza en 3 momentos sucesivos, el amor al dinero, la vanidad y la soberbia.

La parábola nos muestra cómo la codicia del rico lo hace vanidoso, su personalidad se desarrolla en la apariencia en demostrar al otro lo que es y lo que se puede permitir ,pero su apariencia esconde un vacio interior. Su apego por el dinero ,nos muestra que no se puede estar al servicio de 2 señores (Mt 6.24 )

 

3.  La Palabra es un don

El rico y el pobre nos ayudan a prepararnos bien para la pascua de resurrección, pues los 2 mueren, la principal enseñanza se  desarrolla después de su muerte en el mas allá .En las palabras que dice el sacerdote al imponernos las cenizas “Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás, nos recuerda que sin nada venimos al mundo y sin nada nos iremos de él “.

También nuestra mirada se dirige al mas allá, donde el rico encuentra solo tormentos y Lázaro, es acogido y encuentra consuelo. Aquí se distingue el verdadero problema del rico ,la raíz de sus males esta en no prestar oído a la palabra de Dios.

La Palabra de Dios es una fuerza viva ,capaz de suscitar la conversión del corazón de los hombres y orientar nuevamente a Dios, cerrar el corazón a Dios que nos habla tiene como efecto cerrar el corazón al don del hermano.