Historia

La historia de la Virgen del Carmen, forma parte de la tradición mariana que caracteriza a nuestro país y que fue herencia del pueblo español. La devoción llegó a Chile con los primeros conquistadores españoles en el siglo XVI. La llegada de los monjes Agustinos en 1595 fue clave: ellos dieron a conocer la Virgen del Carmen, fundando además, varios años más tarde, las primeras cofradías. También fue de gran importancia el testimonio de los primeros padres carmelitas en Chile, quienes a fines del siglo XVII construyeron conventos que tuvieron un importante papel en el desarrollo y fortalecimiento de la espiritualidad mariana, pues ya en ese entonces, la gran mayoría de los hogares contaba con una imagen de Nuestra Señora y en las haciendas capillas y parroquias se la veneraba con fervor.

Cabe destacar que Concepción ha sido protagonista clave en esta historia, ya que fue aquí donde los Agustinos fundaron la primera Cofradía del Carmen y donde comenzaron a realizarse las primeras procesiones a la Virgen del Carmen. Don Diego de Zambrano y Villalobos, obispo de Concepción, por medio de una bula despachada por S. S. Alejandro VII el 20 de junio de 1662 constituyó la hermandad en una cofradía, que duraría hasta comienzos de 1900 y que sería propagada hacia otros puntos del país. En Santiago, La Procesión a la Virgen del Carmen es una tradición que comenzó en 1778 cuando se realizó la primera, el mismo año que se funda la Cofradía, y cuyo recorrido se realizó desde la Alameda hasta la Plaza de Armas. En ese entonces se realizaba cada 16 de julio hasta que en 1818 se traslada al tercer domingo de octubre para conmemorar la promesa que se realiza, en medio de la Batalla de Maipú cuando el general San Martín, viendo flaquear un ala del ejército, grita a la tropa, entusiasmado: "Nuestra Patrona, la Santísima Virgen del Carmen nos dará la victoria y aquí levantaremos la Iglesia prometida para conmemorar este triunfo" y que luego se concreta con el Voto de O´Higgins, cuando colocó la primera piedra de la Iglesia Votiva de Maipú o Capilla de la Victoria. Posteriormente, en 1971, los Obispos del país acordaron trasladar la procesión al último domingo de septiembre con la finalidad de adherir a las celebraciones del Mes de la Patria, declarando esa fecha como el "Día de Oración por Chile". Hasta el día de hoy se continúa celebrando en esa fecha.

Un testimonio histórico que describe la Procesión desde sus inicios es la de Macario Ossa -cuya familia compró en Paris la imagen de la Virgen-, quien en 1879 para la toma del Huáscar relata lo siguiente:

"Con la toma del Huáscar la tradicional procesión revistió solemnidad inusitada. Era dar gracias del pueblo a su celestial protectora. ¡Qué procesión aquella! Hasta casi medio metro de altura sobre las calles todo era flores para el paso de la sagrada imagen. Al aparecer el anda de la Virgen resonaron atronadores vivas, rompieron todas las bandas con el himno nacional, lloraba a gritos la concurrencia aclamando a la Virgen del Carmen y hasta los mismos soldados dejaban caer silenciosas y gruesas lágrimas por sus mejillas".

Fuentes:
-http://noticias.iglesia.cl/noticia.php?id=4972
-http://www.obispadodesanbernardo.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=52:procesion-de-la-virgen-del-carmen&catid=68:especiales&Ite
-http://es.wikipedia.org/wiki/Virgen_del_Carmen_de_Chile
- Publicación "Virgen del Carmen Reina de Chile", comité editorial: Pbro. Francisco Javier Manterota, Cofradía Nacional del Carmen, Ana María Gálmez.