¿Qué es ser Camarera?

El origen de la palabra camarera viene de la palabra cámara. Hace alusión a la habitación de la reina, siendo las camareras las únicas autorizadas a ingresar a ella.

Las camareras que cuidan la imagen de la Virgen del Carmen de la Parroquia El Sagrario se reúnen y organizan en la Cofradía Nacional del Carmen. Ellas se preocupan de conservar y vestir la imagen de la Virgen y el Niño que está en dicho templo, además de cumplir con su principal misión que es difundir la devoción a la Carmelita y el amor a Chile.

La imagen que actualmente preside la procesión es la misma que hace más de 100 años y sólo fue sustituida en la festividad del año 2008 debido al atentado incendiario ocurrido el 18 de abril de ese mismo año y que la dañó enormemente. Mientras fue restaurada, se reemplazó por una antigua imagen de la Virgen del Carmen de la Iglesia de los Agustinos.

Ser Camarera es servir a la Virgen del Carmen, dedicando en forma totalmente desinteresada parte del tiempo personal a sus cuidados, su veneración y la propagación de su devoción en todos los entornos posibles, con el fin de que su mensaje llegue cada día a más corazones y más generaciones.

Cada miércoles, las Camareras se reúnen durante toda la mañana en la Parroquia de El Sagrario, ubicada al costado de la Catedral. Su distintivo es un gran Escapulario de género café donde aparecen impresas por un lado la imagen de la Virgen del Carmen, y por el otro, el escudo carmelita. Son un grupo de mujeres movidas por la fe, que se llaman así porque se encargan de cuidar y vestir a la imagen de la Madre de Chile, propagar su devoción y rezar por el país.

Historia

Como se detalló anteriormente, camareros (hombres o mujeres) se han organizado a lo largo de la historia en Cofradías. En un principio, en Chile, la de la Virgen del Carmen estaba formada exclusivamente por hombres. Sin embargo, la necesidad de que mujeres se encargaran de la atención y ornato personal de la Imagen de la Virgen y sus pertenencias dio origen a la rama femenina de la Cofradía, hoy llamadas Camareras de la Virgen.
A partir de 1858 fueron admitidas, mediante el artículo 32 de los primeros estatutos en el que se señala: "el Mayordomo presentará al Consejo en el Capítulo General, una terna de las señoras más idóneas por su celo y virtudes, para que con el título de Camareras de la Santísima Virgen, éste elija una que cuide de las galas, adornos, ternas y ornamentos pertenecientes a la Cofradía, como asimismo vestir las imágenes y adornar las andas para la fiesta
de la Virgen y funciones extraordinarias que tenga la Cofradía". La primera camarera que figura en los libros de actas es doña María del Socorro Valdivieso (en 1868). La Cofradía fue creciendo con los años atrayendo a una gran cantidad de mujeres piadosas al servicio de Nuestra Señora del Carmen.
Para conocer más sobre la historia de la Cofradía ver Cofradía del Carmen y su Historia.

Misión

La primera y principal misión de las Camareras es demostrarle a la Santísima Virgen su amor a Ella y transmitir a los demás el cariño de la Madre de Dios, a través de su trabajo voluntario, espontáneo y desinteresado, como también a través de sus oraciones y participación en la Iglesia.

Para llevar a cabo su Misión, algunas de las acciones que deben realizar son:

- Difundir devoción a la Virgen del Carmen en todos los estamentos.
- Orar por Chile.
- Organizar y asistir a la Procesión.
- Mantener digno y cuidadoso ornato a la Imagen de la Virgen.
- Realizar obras de caridad.

Privilegios y gracias especiales

Al formar parte de la familia carmelitana, reciben las gracias de sus oraciones diarias y participan de los privilegios e indulgencias que los Sumos Pontífices han concedido a la Orden del Carmelo.

Por cada Camarera fallecida, se ofrece una misa por su eterno descanso.

Participan de oraciones que se rezan en conventos carmelitas del mundo entero.

¿Qué es ser Camarera? !!!!

La Cofradía está a cargo del hermano mayor Padre Pedro Narbona, quien guía a las Camareras, las asesora e instruye permanentemente, dando un retiro los segundos miércoles de cada mes en el Santuario